Novedades

Relato Zen

Relata un cuento zen que en un monasterio había un discípulo que desafiaba siempre a su maestro. Cierta vez, ocultando a sus espaldas a un pájaro que sostenía en las manos, el discípulo se paró desafiante ante el maestro y le preguntó: “Maestro, aquí detrás de mí tengo un pájaro. Dígame usted que lo sabe todo: ¿está vivo o está muerto?”. (De tal modo, si decía que el pájaro estaba vivo lo ahorcaba y si decía que estaba muerto abriría sus manos y lo dejaría volar.)
El maestro lo miró a los ojos con respeto y compasión, respiró profundamente y con mucho amor le respondió: “Eso depende de ti. La solución…está en tus manos!”.

Cuántas veces al momento de decidir nos encontramos dubitativos frente a diferentes opciones sin poder elegir o simplemente no hallamos alternativas o las mismas son insuficientes.
Cuántas veces surge nuestro dialogo interno como voces opuestas en las que por momentos aquella cuya visión nos limita toma las riendas flechando el camino hacia un solo sentido.
Cuántas veces depositamos en otro el poder de decidir sobre nuestras acciones o no las hacemos efectivas hasta tener su aprobación.
Cuántas veces sentimos o pensamos que la decisión elegida no es la deseada.

¿Qué pasaría entonces si observáramos la posibilidad de decidir que está en nuestras manos? A ti, ¿a qué te habilitaría?
¿Qué cosas nuevas o diferentes podrías hacer frente a una misa situación?
¿Cómo quisieras usar a partir de ahora el poder de decisión que está en ti?
¿Frenarías o liberarías tu poder?
¿Qué quisieras que ocurriera entonces?
¿Cuánto protagonismo habría en tu vida?
¿Quién serías luego de escuchar tu maestro interior?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + dieciocho =